NUESTRAS EMOCIONES Y LA VOLUNTAD DE DIOS


 

NUESTROS SENTIMIENTOS Y LA VOLUNTAD DE DIOS

Siendo de origen latino, tiendo a ser emocional en todo lo que hago. Los mediterráneos son conocidos por su pasión en todo lo que hacen. Amamos con pasión, seguimos nuestros intereses con pasión y también odiamos y luchamos con pasión. Pasión que por momentos puede cegar nuestra lógica y nos empuja a actuar por pura emoción, celebrando nuestros locos triunfos o lamentándonos después de nuestras tontas decisiones.

Muchas partes oscuras de nuestra historia se basan en esto.

Psicólogos y sociólogos han concluido que nuestras sociedades se basan en el honor. Pero esa es la conclusión de hombres fríos nórdicos que no están dentro de nuestras mentes y almas. Nuestra motivacion va más allá del honor. Todos los hombres se esfuerzan por ser honorables, pero los latinos se esfuerzan por el honor en función de sus pasiones.

Es el odio apasionado a la vergüenza y el amor apasionado al reconocimiento, lo que realmente dio a luz a los Montescos y los Capuletos de Romeo y Julieta. Es por pasión que Julieta y Romeo se mataron. Es la pasión, no la codicia, lo que inició la mafia y los cárteles de la droga en América Latina, y la pasión también es lo que impulsa a la población a protegerlos a pesar de las amenazas del gobierno.

Pero en mi caso, tengo tambien sangre hispano-árabe en mí; y eso suma a mi impulso sexual, donde a los 50 me hace rendir como a los 20; y también provoca en mí una apasionada posesividad oriental y celos por las mujeres que amo, y toda mi familia en general, padres e hijos por igual. Nací no con la idea, sino con el sentimiento, de que mi familia y todo lo que tengo, me pertenece solo a mí y a nadie más, y que debo protegerlos con mi vida si es necesario, y de cualquier manera posible.

Y en este conjunto de mente y alma, también me gusta la música, donde el sonido fuerte y ritmico me elevan hasta el punto de soñar despierto.

Muchas personas habrán escuchado la famosa canción de George Harrison, el ex-Beatle, “My Sweet Lord”. Yo la escuche desde que estaba en la escuela primaria y me gusto. O tal vez habran escuchado la canción tunecina “Sidi Mansour” interpretada por Saber El-Rubai, con un ritmo muy pegadizo. Tambien me gusto, pero algo me detuvo.

NUESTRAS EMOCIONES

Cuando estuve enfermo con Covid Delta, pase por algunas experiencias sobre naturales que no deberían haber ocurrido, pero ocurrieron. Una de ellas, fue un intenso sentimiento de paz y felicidad, mientras me hablaban dos demonios, diciéndome que me dejara morir, y que me llevarían al verdadero dios, a quien era imposible llegar a conocer desde este mundo.

Superé este falso sentimiento de "paz" cuando escuché que "Cristo era solo uno de muchos buenos maestros".

Por la gracia de Dios conozco las Escrituras lo suficiente como para detectar errores rápidamente. Puede ser por el hecho de que he leído el NT sin parar desde que tenía 14 años, una y otra vez, hasta ahora, durante 40 años exactamente.

Rápidamente descarté ese elusivo sentimiento de 'paz' en el Nombre de Jesús, y les dije a los demonios que no había camino a ningún dios, excepto al Infierno para cualquiera que considere al Hijo de Dios, como 'uno entre muchos' de cualquier cosa. SÓLO ÉL ES EL SALVADOR y les ordene en Su Nombre que me dejaran en paz, lo cual hicieron sin demora.

Al final, la canción “My Sweet Lord” de Harrison, no es una tonada alegre, sino una blasfemia contra Jesús, donde Harrison alaba a Krishna, el dios hindú negro, y luego pone a Jesús al mismo nivel que él.

La canción “Sidi Mansour” es una canción mágica e idólatra dedicada a un santo musulmán chiíta llamado Mansour, a quien un hombre con el corazón roto encomienda su espíritu antes de suicidarse, pidiéndole que le permita volver a ver a su novia muerta en el paraíso.

E igualmente falso fue el sentimiento de “paz” que me comunicaron los demonios, para engañarme e inducierme a traicionar a Cristo, lo que terminaría siendo mi condena después de todo, a pesar del falso sentimiento de “paz”.

GUIADOS NO POR EMOCIONES

La Biblia está llena de advertencias contra confiar solo en nuestras emociones.

“Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y desesperadamente perverso”

Jeremías 7:9

“El que confía en su propio corazón es necio”

Proverbios 28:26

“Hay camino que al hombre le parece derecho, pero su fin son caminos de muerte”

Proverbios 14:12-13.

Y muchos otros, afirmando claramente que nuestros sentimientos se corrompen cuando nacen de un alma o espíritu corrupto.

Los demonios pueden manipular estas emociones a altos niveles, incluso hasta el punto de debilitar tu percepción de la realidad, y llevarte a hacer cosas que de otro modo no harías. También pueden instigar una falsa sensación de paz y bienestar para mantenerte en el error y encadenado a la idolatría o la magia.

Cautivos enamorándose de sus captores o proxenetas.

Niños que justifican el maltrato infantil.

Mujeres que justifican la violación o el maltrato físico.

Gente que justifica el aborto y el genocidio.

Estas son solo algunas de las muestras de cómo el diablo puede manipular nuestras emociones, hasta el punto de sentirnos 'bendecidos' por hacer el mal.

GUIADOS POR LA PALABRA DE DIOS

El Señor JESÚS nos advirtió que habrá personas que matarán a los santos de Dios, pensando que están sirviendo a Dios al hacerlo:

“De hecho, viene el tiempo cuando cualquiera que los mate pensará que está ofreciendo un servicio a Dios”.

(Juan 16:2)

Ese también fue el caso de San Pablo antes de su conversión, totalmente convencido de que la persecución y ejecución de cristianos que él instigaba, eran un servicio a Dios, totalmente libre de todo sentimiento de culpa o remordimiento.

Entonces, si no podemos confiar en nuestros sentimientos, ¿en quién o en qué podemos confiar?

La misma Biblia lo dice:

En DIOS, por medio de la guía del Espíritu Santo, como está expresado en la Biblia:

“Adquirí entendimiento de Tus preceptos; por lo tanto, aborrezco todo camino falso. Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino”.

(Salmo 119:104-105)

“Porque si nuestro corazón nos reprende, mayor es Dios que nuestro corazón, y sabe todas las cosas.”

(1 Juan 3:20)

En su profunda Sabiduría, Dios Padre ha provisto a los hombres, y especialmente a su Iglesia en la Tierra, de la recopilación de toda su obra en este planeta, a través de sus Siervos y Profetas, en el compendio llamado “Biblia”. Es solo a través del conocimiento de la palabra expresa y directa de Dios expresada en la Escritura, donde podemos tener una guía segura en saber lo que es correcto de lo incorrecto; la verdad del error; el pecado de lo que no es pecado, y el crimen de lo que no es crimen.

Dios nos dio emociones para conocerlo también a Él, pero probado que antes de eso, tengamos un claro conocimiento de su voluntad de acuerdo a la Escritura.

Solo así tendremos ‘Paz’, pero una paz verdadera, sabiendo claramente lo que Dios quiere de nosotros, y no guiados por nuestras emociones engañozas

Es la palabra de Dios escrita en la Biblia, la que nos ha sido dada para servirnos de guía segura. Es a través del conocimiento de su voluntad expresada en la Escritura, que juzgamos las revelaciones, profecías y sentimientos de cualquier tipo. Están allí para confirmar el camino recto, pero no para determinarlo.

CONCLUSIÓN

El Autor de la humanidad, que nos conoce mejor que nosotros mismos, nos dio una fuente imparcial de orientación, en forma escrita, porque sabía que dejar su voluntad a nuestros sentimientos sería inútil.

Dios y el diablo pueden interactuar con nuestras emociones, pero debemos antes de ceder a cualquier sentimiento o idea, ser conscientes de la voluntad de Dios en la Escritura, para poder elegir correctamente el camino de la santidad.

Omar Flores.

Comments