Skip to main content

ACERCA DE LA UNION HIPOSTATICA DEL HIJO DE DIOS


 

SOBRE LA UNIÓN HIPESTÁTICA DEL HIJO DE DIOS

El Credo de Atanasio dice:

"Él es Dios de la esencia del Padre, engendrado antes del tiempo; y es humano de la esencia de su madre, nacido en el tiempo; completamente Dios, completamente humano, con alma racional y carne humana; igual al Padre en cuanto a divinidad, menos que el Padre en cuanto a la humanidad.

Aunque es Dios y hombre, Cristo no es dos, sino uno. Él es uno, sin embargo, no por su divinidad convertida en carne, sino porque Dios toma la humanidad para sí mismo. Él es uno, ciertamente no por la fusión de su esencia, sino por la unidad de su persona. Porque así como un solo hombre es a la vez alma racional y carne, así también el único Cristo es a la vez Dios y hombre.” (1)

Sin embargo, este credo no es el primero en la historia cristiana.

Antes de esto, el famoso credo anónimo llamado 'El Símbolo Apostólico' dice solo lo siguiente de Jesus:

“2. Y en Jesucristo, su Hijo unigénito, nuestro Señor:

3. Quien fue concebido por obra del Espíritu Santo, nacido de la Virgen María:

4. Sufrió bajo Poncio Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado: Descendió a los infiernos:

5. Al tercer día resucitó de entre los muertos:

6. Subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre Todopoderoso:

7. Desde allí vendrá a juzgar a vivos y muertos” (2)

E incluso, en el NT tenemos el credo cristiano más antiguo disponible para la humanidad:

“La doctrina elemental de Cristo,

fundamento de arrepentimiento de obras muertas y de fe en Dios, y de instrucción acerca de los bautismos, la imposición de manos, la resurrección de los muertos y el juicio eterno”.

(Hebreos 6:1-2)

Es impresionante el amplio añadido que el último Credo canónico tiene sobre las formulaciones más antiguas de la fe cristiana, con el uso de palabras con implicaciones teológicas precisas en comparación con las vagas versiones anteriores.

Pero la razón de estos tecnicismos fueron los problemas de fondo que provocaron los primeros tres concilios 'ecuménicos'.

No fue el primer problema que experimentó la iglesia cristiana. Había herejías incluso desde los tiempos de los Apóstoles, como cuando los maestros gnósticos enseñaban que no habría resurrección de los muertos (2 Timoteo 2:18), o que el Reino de Dios ya había llegado (2 Tesalonicenses 2:2), o la herejías de los nicolaítas (Apocalipsis 2:6), o la negación de YHWH, nuestro Padre y del Antiguo Testamento por parte de Marción. Esta vez, la divinidad de Jesús de Nazaret, nuestro Señor común, fue cuestionada a través de los escritos de Arrio de Alejandría.

ARRIANISMO

En resumen, lo que podemos deducir de los comentarios sobrevivientes sobre las obras de Arrio, dado que todos sus escritos fueron quemados por la iglesia, es que él enseñó que el Señor Jesús es un ser poderoso, la primera creación de DIOS YHWH, pero que no era ni Dios ni eterno. En cambio, Arrio enseñó que Él era 'divino', lo que significa que tenía cualidades similares a Dios, otorgadas a Él por DIOS YHWH, y que hubo un tiempo en que no existió. En esencia, Ario enseñaba que por naturaleza, Jesús, el Logos, no era ni eterno, ni Dios, ni omnisciente ni omnipotente de ninguna manera (3).

Para solucionar este problema, la iglesia de la época se reunió bajo la protección del emperador Constantino I y formuló la primera parte de lo que sería el primer credo canónico ortodoxo 'cristiano' de la Historia, siendo completado más tarde en el Concilio de Éfeso, definiendo la naturaleza del Espíritu Santo; aunque casi la mitad del cuerpo de Cristo no estaba de acuerdo con este (los arrianos).

No discutiremos aquí los detalles de esta controversia, sino las definiciones de la unión hipostática en Cristo, y lo que dice la Biblia al respecto.

DEFINICIÓN 'ORTODOXA'

Lo que describen las palabras de los artículos 30 a 37 del credo de Atanasio, y definen las palabras del credo de Nicea, en conclusión, dicen que Jesús de Nazaret fue y es una sola persona, no dos. Pero que esta persona, poseía una naturaleza divina y una naturaleza humana, desde el momento de la encarnación y de allí en adelante por la eternidad.

Además, se cuida al afirmar claramente que estas dos naturalezas viven juntas bajo una sola mente, en un solo cuerpo, en armonía, pero no mezcladas, o evolucionadas en una mezcla de naturaleza divina-humana.

LO QUE LA BIBLIA DICE DE LA NATURALEZA DE JESÚS

El hombre que conocemos como Jesús de Nazaret, según la Biblia era el siguiente:

DIVINO

Él era divino por naturaleza, lo que significa que compartía la misma naturaleza que el eterno DIOS YWHW-ELOHIM.

El arrianismo solía elevar oraciones a Jesús, e incluso llamarlo 'dios', porque creían que Él fue elevado a ese nivel por DIOS, pero nunca aceptaron que el Logos, luego llamado Jesús, fuera verdaderamente Dios o de naturaleza divina.

Sin embargo, este es un concepto erróneo, tanto por el razonamiento griego como por los principios hebreos.

Un ser divino no puede heredar ni recibir nada de nadie, porque nadie puede llegar a ser Dios o dejar de ser DIOS. Cuando la Biblia describe al Verbo como divino, lo llama DIOS, de la misma manera que llama al Padre DIOS (Juan 1:1).

Es en este sentido que la Biblia habla de Jesús como Dios y no otro, lo cual sería un concepto pagano totalmente extraño a la teología judía

(Filipenses 2:5-6; Juan 1:18)

PREEXISTENTE

Antes de encarnarse, quien conocemos como Jesús, no tenía nombre, y solo se le conocía como 'Logos' o 'Verbo' de DIOS, o el 'Ángel de YHWH'

(Juan 1:1; Jueces 6:21-23).

Jesús reconoció su preexistencia desde antes de convertirse en hombre (Juan 1:14-15,18; 17:5).

ETERNO

La Biblia enseña abiertamente que el Logos estaba ‘en el principio’ con DIOS YHWH, ejecutando su voluntad a través del Universo (Juan 1:1).

Si DIOS es eterno y el Logos ha estado siempre representando a la persona del Padre antes de todas las edades; como emanación independiente de Dios YHWH, entonces el Verbo es también eterno, porque el Logos siempre ha sido el rostro de YHWH DIOS aun antes de que comenzara el tiempo, el cual tampoco tiene principio, pues Dios siempre ha estado creando.

Sin embargo, teóricamente podríamos decir que el tiempo, e incluso el Logos, deben tener un comienzo, pero este comienzo es eterno y no puede ser singularizado en un solo momento a lo largo del tiempo lineal que es el único concepto de tiempo para todos los seres creados.

Además, esta existencia independiente del Logos, aunque tenga un inicio conceptual pero no histórico; siempre existió dentro de DIOS ELOHIM, ya que el Verbo no es un 'hijo' del Padre, sino que sólo se le llama 'Hijo' desde el momento de su encarnación, y no antes. Por lo tanto, la realidad de Jesús en su forma preexistente no tiene un principio real, ya que siempre existió en el 'seno del Padre', es parte del Padre, y por eso DIOS TODOPODEROSO

(Miqueas 5:2; Juan 1:18; Apocalipsis 1:17-18).

ENCARNADO

Esta extensión de DIOS, llamada VERBO, tomó carne y se hizo humana.

No tomó a un humano e invadió su cuerpo, ni engendró un cuerpo del cual tomar posesión; pero Él mismo se hizo humano, por Voluntad de DIOS YHWH, el Padre, por medio de su ESPÍRITU SANTO, un niño fue engendrado en el vientre de María, implantando una semilla perfecta y sin pecado en el vientre de María, y tomando de su ADN, el niño que sería JESÚS DE NAZARET, el VERBO encarnado, se hizo hombre.

(Lucas 1:30-32, 35).

Es a partir de este momento y por esto que Jesús es llamado “El Hijo de Dios” (Juan 1:14).

DIVINO Y HUMANO

Dios nunca puede dejar de ser Dios. Es imposible. Dios en UNO e INMUTABLE por la eternidad.

Cuando Dios se encarnó, adoptó la humanidad sin dejar de ser divino. Y como Dios es perfecto, y demostró su deseo de ser plenamente humano en representación de la raza humana, no engendró un 'superhumano' o un 'semidiós', sino un humano perfecto, con todas las facultades de un hombre, pero sin pecado en acción o intención, o incluso naturaleza pecaminosa. Él nació como el PERFECTO HUMANO de la misma manera que Adán fue creado, antes de la Caída.

(1 Juan 4:2; 2 Juan 1:7; Gálatas 4:4; Hebreos 1:3; 4:15)

Pero debido a que el hombre era una encarnación directa y no una posesión de la divinidad de un ser humano; el VERBO que es JESÚS, tenía una sola mente, una sola identidad, pero dos naturalezas, que obraban perfectamente en Él, aunque cada una manifestaba sus facultades en plenitud.

(Juan 1:14; Colosenses 1:19; 2:9; Filipenses 2:7)

CONCLUSIÓN

Los concilios son correctos en la medida en que se someten a las enseñanzas de la Escritura, que contienen en el mundo moderno, toda la enseñanza apostólica disponible para la humanidad.

A veces, el Concilio de Jerusalén descrito en Hechos 15 se usa para justificar y enseñar que todos los concilios son correctos; pero eso es una exageración de un hecho histórico. La única razón por la cual el concilio descrito en Hechos 15 se considera correcto es porque fue ratificado por los padres de nuestra fe, los Apóstoles vivientes, los Ancianos y todos los presentes en ese momento, y se muestra en las Escrituras, de lo contrario, su validez sería cuestionada.

En este caso, las conclusiones de los Concilios de Nicea y Éfeso resultan correctas a la luz de la infalible e inerrable Escritura, y sólo por eso es aceptada por los cristianos hasta el día de hoy.

Omar Flores.

(1)   Athanasian Creed, Art. 30-37.

(2)   Apostle’s Creed, Art. 2-7.

(3)   Arianism, Encyclopedia Britannica, 2022.

 

Comments

Popular posts from this blog

ZACARIAS, EL HIJO DE BEREQUIAS

En el evangelio de Mateo, capítulo 23, versículo 35; nuestro Señor Jesucristo dijo, hablando al pueblo de Jerusalén: “Por tanto, mirad, yo os envío profetas, sabios y escribas: de ellos, a unos los mataréis y crucificaréis, y a otros los azotaréis en vuestras sinagogas y los perseguiréis de ciudad en ciudad,   para que recaiga sobre vosotros la culpa de toda la sangre justa derramada sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías, hijo de Berequías, a quien asesinasteis entre el templo y el altar.” Mateo 23:34-35 Muchos han cuestionado esta declaración de nuestro Señor, desde los mas escépticos, al decir que Jesús cometió un error en su humanidad, confundiendo el nombre del profeta; hasta otros que atribuyen esta declaración al error de un copista, diciendo que confundió el nombre Berequias (Zacarías 1: 1), con Joiada (2 Crónicas 24:20), y que, de hecho, Jesús estaria hablando del hijo del Sumo Sacerdote , Zacarías que fue apedreado por mandato

SABÍA SATANÁS QUE JESÚS ERA DIOS?

Leemos en los evangelios sinópticos que Satanás vino a tentar al Señor Jesús en el desierto y surge la pregunta: ¿Podría haber Jesús realmente caido en pecado? ; y además, ¿Por qué Satanás trataría de inducir a Jesús a caer en pecado sabiendo que Dios no puede pecar? (Mt 4: 1-11; Mc 1: 12-13; Lk 4: 1-13). Cuando Satanás tentó al Señor Jesús, repetidamente preguntó: "Si eres el Hijo de Dios" (Mt 4: 3, 6) antes de hacer sus ofrendas malvadas, que a su vez contrasta con la declaración explícita de diferentes demonios de que Jesús era "El Hijo del Dios Altísimo” (Mt 8:29; Mc 1:24; 5: 7; Lk 4:34; 8:28). Cuando el Logos se encarnó para llevar a cabo el divino Plan de Salvación, la divinidad del Mesias se ocultó a los incrédulos y los demonios, por dos razones: El objeto primordial del plan redentor estaba centrado en la humanidad del Redentor, no en su divinidad. El Logos de YHWH se convirtió en la persona de Jesús de Nazaret en la encarnación, en represent

ES UN SIERVO DE DIOS LIBRE DEL JUICIO ETERNO?

Es creido en sectores de la población cristiana, que todos los "Siervos de Dios", es decir, hombres y mujeres que han dedicado sus vidas a servir a Dios y a la Iglesia, predicando el Evangelio a todos; ya ganaron su entrada al cielo. Sin embargo, estos son dos conceptos totalmente distintos entre sí, y colocan la salvación en una escala meritoria personal, dejando de lado el sacrificio expiatorio de nuestro Señor Jesús por la salvación de nuestras vidas. La idea en sí es atractiva para muchos. ¿Qué más puede un humano promedio pensar en alguien que predica el Evangelio, trae a la salvación a muchas personas perdidas, vive de acuerdo con los mandamientos del Señor Jesús y se realizan milagros a través de ellos? Lo más lógico sería asumir que Dios está con ellos, y en el momento de su muerte, su entrada a la Presencia de Dios es garantía sin lugar a dudas. Si las cosas son tan buenas como en este caso, es muy probable que se salven como pensamos, y no solo eso,