Skip to main content

CUALQUIERA QUE NO RENUNCIE A TODO POR MI, NO PUEDE SER MI DISCIPULO


 

CUALQUIERA QUE NO RENUNCIA A TODO LO QUE TIENE POR MI, NO PUEDE SER MI DISCIPULO

25 Grandes multitudes le acompañaban; y El, volviéndose, les dijo:

“26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre y madre, a su mujer e hijos, a sus hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo.

27 El que no carga su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.

28 Porque, ¿quién de vosotros, deseando edificar una torre, no se sienta primero y calcula el costo, para ver si tiene lo suficiente para terminarla? 29 No sea que cuando haya echado los cimientos y no pueda terminar, todos los que lo vean comiencen a burlarse de él, 30 diciendo: ``Este hombre comenzó a edificar y no pudo terminar.

31 ¿O qué rey, cuando sale al encuentro de otro rey para la batalla, no se sienta primero y delibera si con diez mil hombres es bastante fuerte como para enfrentarse al que viene contra él con veinte mil? 32 Y si no, cuando el otro todavía está lejos, le envía una delegación y pide condiciones de paz.

33 Así pues, cualquiera de vosotros que no renuncie a todas sus posesiones, no puede ser mi discípulo.

LUCAS 14:25-33

COMENTARIO

Hablando sobre la responsabilidad personal que tiene cada ser humano en honrar el compromiso que toma con Dios en el momento de su conversión y en el bautismo; nuestro Señor Jesús ilustra a sus oyentes con estos dos ejemplos. El del constructor de la torre, y el del Rey camino a la batalla.

En ambas historias existe una constante, la necesidad de considerar primero la tarea en frente de ellos, y prepararse mental y materialmente para completarla y no abandonarla a medio ejecutar.

Con este relato, nuestro Señor JESÚS deja claro que la salvación no consiste solo en ‘profesar’ nuestra fe en Cristo, sino que esta fe debe ser seguida por una sumisión total y no parcial, o inexistente, a Jesús.

La Fe sola, o Fe mental, no salva, sino una conversión y sumisión total a DIOS, en la persona de Jesús de Nazareth, pero una sumisión que debe durar toda la vida.

El énfasis de estas dos narrativas, se haya en la consideración que ambas personas, el constructor y el Rey dan al costo de la ejecución de la obra en mente. Esta sobre entendido que, si desean verdaderamente completar sus planes, deben tomar en cuenta tanto sus ventajas y desventajas, y comenzar a prepararse antes de empezar la tarea, de tal manera que la completen.

De la misma manera, el Señor JESÚS nos advierte que El no busca solo creyentes, sino DISCIPULOS. Seguidores practicantes y profesantes, y esto implica que pongan a JESUS en el centro de sus vidas, muy por encima de toda otra relación personal o familiar o interés que tengan en este mundo.

Solo con Jesús como centro de nuestras vidas, el resto tienen sentido, esposa, familia, hijos, trabajo, negocio, etc. Sin Cristo, nada de esto tiene valor alguno, pues solo servirá como simiente de pecado y perdición eterna, si el Hijo de Dios no entra a nuestras vidas como SEÑOR Y REY.

Pero al poner el ejemplo del constructor y el Rey, JESÚS nos dice que es importante que consideremos primero lo que esto significa, y el potencial sacrificio que seguir a Jesús implica.

ES necesario que completemos la carrera de la Fe. Que lleguemos al final de nuestras vidas con Fe y fidelidad de acción. Porque de nada vale lo que hagamos por Dios, si al final terminamos apostatando, en Fe u obras.

Debemos terminar nuestras vidas en obediencia a Él, y no viviendo como paganos, negando con nuestras acciones lo que profesamos de palabra. Porque aquel que se dice ‘cristiano’ no puede profesar una verdadera Fe en Cristo, si con sus acciones sirve a Satanás y aumenta el reino del demonio en la tierra.

Si verdaderamente ‘seguimos’ a Jesús, debemos contribuir al crecimiento del Reino de Dios, predicando el Evangelio, ganando almas para Jesús, y cumpliendo su santa voluntad en la tierra.

El no completar la obra, significa no terminar en buenos términos con Dios, y al morir, la condenación eterna, pues la obra a terminar, es la misión que Dios tiene para cada uno de nosotros, y la salvación que esta conlleva.

Omar Flores.

 

 

 

Comments

Popular posts from this blog

ZACARIAS, EL HIJO DE BEREQUIAS

En el evangelio de Mateo, capítulo 23, versículo 35; nuestro Señor Jesucristo dijo, hablando al pueblo de Jerusalén: “Por tanto, mirad, yo os envío profetas, sabios y escribas: de ellos, a unos los mataréis y crucificaréis, y a otros los azotaréis en vuestras sinagogas y los perseguiréis de ciudad en ciudad,   para que recaiga sobre vosotros la culpa de toda la sangre justa derramada sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías, hijo de Berequías, a quien asesinasteis entre el templo y el altar.” Mateo 23:34-35 Muchos han cuestionado esta declaración de nuestro Señor, desde los mas escépticos, al decir que Jesús cometió un error en su humanidad, confundiendo el nombre del profeta; hasta otros que atribuyen esta declaración al error de un copista, diciendo que confundió el nombre Berequias (Zacarías 1: 1), con Joiada (2 Crónicas 24:20), y que, de hecho, Jesús estaria hablando del hijo del Sumo Sacerdote , Zacarías que fue apedreado por mandato

SABÍA SATANÁS QUE JESÚS ERA DIOS?

Leemos en los evangelios sinópticos que Satanás vino a tentar al Señor Jesús en el desierto y surge la pregunta: ¿Podría haber Jesús realmente caido en pecado? ; y además, ¿Por qué Satanás trataría de inducir a Jesús a caer en pecado sabiendo que Dios no puede pecar? (Mt 4: 1-11; Mc 1: 12-13; Lk 4: 1-13). Cuando Satanás tentó al Señor Jesús, repetidamente preguntó: "Si eres el Hijo de Dios" (Mt 4: 3, 6) antes de hacer sus ofrendas malvadas, que a su vez contrasta con la declaración explícita de diferentes demonios de que Jesús era "El Hijo del Dios Altísimo” (Mt 8:29; Mc 1:24; 5: 7; Lk 4:34; 8:28). Cuando el Logos se encarnó para llevar a cabo el divino Plan de Salvación, la divinidad del Mesias se ocultó a los incrédulos y los demonios, por dos razones: El objeto primordial del plan redentor estaba centrado en la humanidad del Redentor, no en su divinidad. El Logos de YHWH se convirtió en la persona de Jesús de Nazaret en la encarnación, en represent

ES UN SIERVO DE DIOS LIBRE DEL JUICIO ETERNO?

Es creido en sectores de la población cristiana, que todos los "Siervos de Dios", es decir, hombres y mujeres que han dedicado sus vidas a servir a Dios y a la Iglesia, predicando el Evangelio a todos; ya ganaron su entrada al cielo. Sin embargo, estos son dos conceptos totalmente distintos entre sí, y colocan la salvación en una escala meritoria personal, dejando de lado el sacrificio expiatorio de nuestro Señor Jesús por la salvación de nuestras vidas. La idea en sí es atractiva para muchos. ¿Qué más puede un humano promedio pensar en alguien que predica el Evangelio, trae a la salvación a muchas personas perdidas, vive de acuerdo con los mandamientos del Señor Jesús y se realizan milagros a través de ellos? Lo más lógico sería asumir que Dios está con ellos, y en el momento de su muerte, su entrada a la Presencia de Dios es garantía sin lugar a dudas. Si las cosas son tan buenas como en este caso, es muy probable que se salven como pensamos, y no solo eso,