Skip to main content

CUERPO, ALMA Y ESPIRITU


 

CUERPO, ALMA Y ESPÍRITU

San Pablo, en su primera epístola a los tesalonicenses, invoca la santificación de Dios para todo el "cuerpo, alma y espíritu" de sus lectores (1Tesalonicenses 5:23).

La composición de la persona humana siempre ha sido objeto de estudio y comentarios en la historia, tanto de ateos, como de filósofos, científicos y líderes religiosos. Se considera importante porque necesitamos comprendernos a nosotros mismos antes de poder intentar comprender el mundo que nos rodea.

LO QUE DICE LA BIBLIA

La Biblia explica la composición de la persona humana, para que podamos distinguir y trabajar en los diferentes aspectos de nosotros mismos, y de esa manera, servir a Dios lo mejor que podamos.

En Génesis, la narración de la creación de Adán ofrece una descripción clara de la composición y naturaleza de la persona humana.

“YHWH Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz aliento de vida; y el hombre se convirtió en alma viviente ".

Génesis 2: 7

El hombre fue hecho a imagen de Dios y, según esto, refleja en su propia persona la unidad y pluralidad de la deidad trinitaria que lo creó.

El Dios del universo se presentó a sí mismo en la creación en una manifestación correlacional simultánea triple. Su realidad suprema se dio a conocer como "El Padre" quien es Dios YHWH; el Verbo, también conocido como el "Hijo unigénito" del Padre, que se encarnó en Jesús de Nazaret; y el Espíritu de Dios conocido como Espíritu Santo.

Estas tres manifestaciones simultáneas de un DIOS único, quien no puede ser percibido en su verdadera unidad, salvo en la persona del Padre, YHWH, o en Su Nombre ELOHIM; está presente igualmente en las personas del Hijo y del Espíritu, con no menos gloria y dignidad divina que en el Padre mismo, diferenciándose sólo en función.

Del mismo modo, los seres humanos están compuestos por tres aspectos, cuerpo, alma y espíritu, unidos en una sola persona, siendo cada uno de estos aspectos, nosotros mismos, y no tres personajes distintos.

CUERPO

Fue moldeado por Dios a partir del suelo de la Tierra, es decir, de la materia terrestre. En este aspecto, los humanos comparten el mismo cuerpo material que otras criaturas vivientes, lo que nos convierte en miembros del reino animal.

Pero los humanos no somos de la misma clase que otros animales. Reflejamos la imagen y semejanza de Dios, por lo que fuimos hechos de un lote diferente. La relación entre "suelo" הָ֣אֲדָמָ֔ה (Haadamah) y "hombre" הָֽאָדָ֗ם (Haadam) se refleja claramente en la similitud de los términos en hebreo.

ESPÍRITU

El cuerpo material fue animado de la misma manera que otras criaturas cobraron vida, a través de una fuerza invisible, llamada 'aliento de vida', o נִשְׁמַ֣ת חַיִּ֑ים (Nismat-Hayyim), que proviene de la palabra 'Neshamá' (נְשָׁמָה), comúnmente conocida como 'espíritu', también llamado 'Ruach' (רוּחַ), principalmente en relación con Dios. (Compare el intercambio de palabras en Génesis 7:22 (Neshama) y Génesis 6:17 (Ruaj) con respecto a los mismos animales).

Esta fuerza vital, es lo que anima el cuerpo físico y viene directamente de DIOS. Un cuerpo físico muere cuando este espíritu lo deja.

Esta fuerza vital o espíritu, está presente en todas las criaturas vivientes, desde los humanos hasta los insectos y en cualquier otra forma de vida.

La Biblia no habla de ningún otro tipo de fuerza diferente para los animales. De hecho, se menciona que el mismo Neshamá, la misma energía que hizo vivir a Adán, también vive en los animales (Génesis 7:22).

ALMA

El alma nace automáticamente cuando el espíritu se une con el cuerpo material y brota la vida, mejor conocida como "conciencia" o Nephesh (נֶפֶשׁ). Este Nephesh no es una naturaleza, sino una facultad, y es donde viven nuestra conciencia y nuestro conocimiento, nuestra identidad consciente. Está igualmente posicionado en el espíritu a través de la psique y en el cuerpo a través del cerebro.

El alma también es una facultad presente en todas las criaturas vivientes de acuerdo con las cualidades de su tipo y nivel de conciencia.

No hay otro término usado en las Escrituras para describir la conciencia de humanos y animales (Génesis 1:20).

El alma, una vez nacida, nunca abandona el espíritu y permanece hasta la resurrección del cuerpo y luego por toda la eternidad, sin importar el destino final de la persona.

LA PERSONA

Tradicionalmente se ha dicho que el cuerpo refleja la humanidad de Jesús; el espíritu, el Espíritu Santo; y la mente, a Dios Padre. Pero este no es necesariamente el caso, ya que la humanidad fue creada antes de la encarnación de Dios. Sin embargo, estas tres naturalezas diferentes, conforman a todas las criaturas vivientes conscientes, animales y humanos, y estos tres elementos están perfectamente unidos en la misma persona, bajo una sola identidad.

Cuando el Espíritu de Dios entra en nosotros, llega a toda la persona, no solo al espíritu o al alma. Él viene y santifica todo el cuerpo, espíritu y alma, haciéndonos similares a Cristo en cuerpo y espíritu.

Por otro lado, cuando una persona está poseída por un demonio, el demonio solo puede morar en el cuerpo físico, ya que otras criaturas no pueden invadir el espíritu de nadie, ya sea animal o humano. Sin embargo, en ambos casos, el alma o la conciencia se verán afectadas, ya que están conectadas con el espíritu y el cuerpo, y serán influenciadas hacia la santidad o la pecaminosidad.

Los animales y los humanos comparten esta misma composición. No hay base teológica para pensar de otra manera en las Escrituras. La única diferencia es que los seres humanos fueron creados, en cuerpo, alma y espíritu, a imagen y semejanza de Dios, mientras que las otras criaturas no lo fueron.

Omar Flores.

Comments

Popular posts from this blog

ZACARIAS, EL HIJO DE BEREQUIAS

En el evangelio de Mateo, capítulo 23, versículo 35; nuestro Señor Jesucristo dijo, hablando al pueblo de Jerusalén: “Por tanto, mirad, yo os envío profetas, sabios y escribas: de ellos, a unos los mataréis y crucificaréis, y a otros los azotaréis en vuestras sinagogas y los perseguiréis de ciudad en ciudad,   para que recaiga sobre vosotros la culpa de toda la sangre justa derramada sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías, hijo de Berequías, a quien asesinasteis entre el templo y el altar.” Mateo 23:34-35 Muchos han cuestionado esta declaración de nuestro Señor, desde los mas escépticos, al decir que Jesús cometió un error en su humanidad, confundiendo el nombre del profeta; hasta otros que atribuyen esta declaración al error de un copista, diciendo que confundió el nombre Berequias (Zacarías 1: 1), con Joiada (2 Crónicas 24:20), y que, de hecho, Jesús estaria hablando del hijo del Sumo Sacerdote , Zacarías que fue apedreado por mandato

SABÍA SATANÁS QUE JESÚS ERA DIOS?

Leemos en los evangelios sinópticos que Satanás vino a tentar al Señor Jesús en el desierto y surge la pregunta: ¿Podría haber Jesús realmente caido en pecado? ; y además, ¿Por qué Satanás trataría de inducir a Jesús a caer en pecado sabiendo que Dios no puede pecar? (Mt 4: 1-11; Mc 1: 12-13; Lk 4: 1-13). Cuando Satanás tentó al Señor Jesús, repetidamente preguntó: "Si eres el Hijo de Dios" (Mt 4: 3, 6) antes de hacer sus ofrendas malvadas, que a su vez contrasta con la declaración explícita de diferentes demonios de que Jesús era "El Hijo del Dios Altísimo” (Mt 8:29; Mc 1:24; 5: 7; Lk 4:34; 8:28). Cuando el Logos se encarnó para llevar a cabo el divino Plan de Salvación, la divinidad del Mesias se ocultó a los incrédulos y los demonios, por dos razones: El objeto primordial del plan redentor estaba centrado en la humanidad del Redentor, no en su divinidad. El Logos de YHWH se convirtió en la persona de Jesús de Nazaret en la encarnación, en represent

ES UN SIERVO DE DIOS LIBRE DEL JUICIO ETERNO?

Es creido en sectores de la población cristiana, que todos los "Siervos de Dios", es decir, hombres y mujeres que han dedicado sus vidas a servir a Dios y a la Iglesia, predicando el Evangelio a todos; ya ganaron su entrada al cielo. Sin embargo, estos son dos conceptos totalmente distintos entre sí, y colocan la salvación en una escala meritoria personal, dejando de lado el sacrificio expiatorio de nuestro Señor Jesús por la salvación de nuestras vidas. La idea en sí es atractiva para muchos. ¿Qué más puede un humano promedio pensar en alguien que predica el Evangelio, trae a la salvación a muchas personas perdidas, vive de acuerdo con los mandamientos del Señor Jesús y se realizan milagros a través de ellos? Lo más lógico sería asumir que Dios está con ellos, y en el momento de su muerte, su entrada a la Presencia de Dios es garantía sin lugar a dudas. Si las cosas son tan buenas como en este caso, es muy probable que se salven como pensamos, y no solo eso,