SI ME AMAN, GUARDARAN MIS MANDAMIENTOS

 

SI ME AMAN, GUARDARAN MIS MANDAMIENTOS

15 Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. 16 Y yo rogaré al Padre, y El os dará otro Consolador para que esté con vosotros para siempre; 17 es decir, el Espíritu de verdad, el cual el mundo no puede recibir, porque ni le ve ni le conoce, pero vosotros sí le conocéis porque mora con vosotros y estará en vosotros.

18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.

19 Un poco más de tiempo y el mundo no me verá más, pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis. 20 En ese día conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.

21 El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre; y yo lo amaré y me manifestaré a él.

JUAN 14:15-21

COMENTARIO

Continuando con su discurso anunciando su próxima ejecución, el Señor JESÚS dio palabras de valor a sus discípulos.

En estos versículos, JESÚS declara abiertamente que va a volver a DIOS, pero que no dejará huérfanos a sus discípulos, sino que volveria, en el Espíritu Santo, que está entre ellos, y pronto residirá en ellos permanentemente, refiriéndose a Pentecostés.

Pero aquí también el Señor JESÚS deja clara la advertencia, que ‘quien’ lo ama, debe obedecer sus mandamientos, es decir, un fiel cumplimiento de su deseo en todos los aspectos de nuestra vida.

La idea de que DIOS solo quiere que los humanos crean en Jesús, es repetidamente negada en los evangelios, enseñando en cambio que debemos al menos tratar de vivir bajo los mandatos de Jesús y no en una actitud antinómica de 'una vez salvo, siempre salvo' y con un boleto gratis para pecar, pensando que nada puede derribar a un 'elegido'.

De hecho, en el día del juicio, primero se revisará nuestra conducta, luego si hemos creído en DIOS, en el caso de las personas que nunca conocieron a Cristo, o en el caso de los cristianos, si hemos muerto en arrepentimiento con el pensamiento amoroso de DIOS o JESÚS en nosotros mismos, entonces el Señor Jesús saldrá en nuestra defensa y seremos perdonados, pero si no, seremos condenados.

La razón por la cual la humanidad cayó en pecado, fue la desobediencia, y la razón por la cual la expiación de JESÚS se aplica a los pecadores arrepentidos, es para suplir su falta de obediencia, pero en todos y cada uno de los casos, el deseo de DIOS para la humanidad, ha sido la obediencia y santidad de acción, nunca sólo creencia.

La fe nos salva, si nos arrepentimos delante de DIOS o de JESÚS, quienes nos perdonarán, porque nos aman, pero a los que han creído y no se han arrepentido, o a los que han vivido en incredulidad y han vivido en pecado toda su vida, ninguno de ellos pasará el juicio de DIOS que es perfecto e irrefutable.

(Mateo 7:21; 25:10; Lucas 6:46; Romanos 2:13).

Pero también, el Señor JESÚS asegura a los fieles que viven de acuerdo a su voluntad, que permanecerán en el amor de DIOS Padre, y en el amor del mismo Cristo, y que Él se les manifestará.

Omar Flores.

 

 

Comments